Control de erosión en taludes

Los mantos para control de erosión  evitan la acción mecánica de los agentes erosivos y retienen las partículas de suelo suelto. Este efecto de protección controla la degradación de los suelos y rocas expuestos, facilita el establecimiento de vegetación y refuerza el sistema radicular. Con geoceldas consiste en confinar suelo fértil dentro de las aberturas de la geocelda para protegerlo de los agentes de la erosión y sostenerlo en terrenos de alta pendiente. Este sistema se utiliza para la vegetalización de toda clase de taludes y superficies.

 

Fachada de muros en suelo reforzado y taludes de alta pendiente

Consiste en colocar elementos de protección de otros geosintéticos ante los rayos UV para aumentar su durabilidad, promover el establecimiento de vegetación y mejorar la estética del entorno paisajístico. 

Control de caída de piedras

Consiste en generar una cobertura de los taludes aprovechando la resistencia a la tensión y durabilidad a la intemperie de las geomallas o hidromallas que se anclan sobre éstos. Este beneficio se utiliza para impedir el desprendimiento de rocas o controlar la caída de los mismos, incluyendo detritus. 

Control de erosión en canales

Consiste en aumentar la resistencia al esfuerzo cortante que impone el flujo de agua sobre los suelos tanto desnudos como vegetados. Este efecto se aprovecha para revestir canales en tierra en proyectos viales y agrícolas de una forma natural por la presencia de vegetación.