Refuerzos para cimentación y pisos industriales

La colocación de múltiples capas de geosintéticos de refuerzo entre capas de suelo compactado aumenta significativamente la capacidad portante. Este efecto se aprovecha para mejorar el suelo de apoyo en la construcción de cimentaciones superficiales en zonas de suelos blandos. 

Diques y realces

La inclusión de capas de geosintéticos de refuerzo entre capas de suelo compactado aumenta la resistencia al corte del conjunto logrando estructuras geotécnicamente estables y resistentes a las condiciones hidrodinámicas. 

Muros de contención en suelo reforzado

La inclusión de capas de geosintéticos de refuerzo, entre capas de suelo compactado, aumenta la resistencia al corte del conjunto, logrando la conformación de estructuras en forma de bloque que actúan como muros de contención de gravedad, típicamente con pendiente en la cara entre la vertical y los 70 grados. 

Taludes de alta pendiente

La inclusión de capas de geosintéticos de refuerzo entre capas de suelo compactado aumenta la resistencia al corte del conjunto permitiendo la construcción de taludes con  pendientes superiores al ángulo de reposo con factores de seguridad adecuados según las condiciones del proyecto. 

Terraplenes de aproximación a puentes

La inclusión de capas de geosintéticos de refuerzo, entre capas de suelo compactado, aumenta la resistencia al corte del conjunto, logrando la conformación de un bloque de suelo que actúa como un muro de contención de gravedad, típicamente con pendiente en la cara entre la vertical y los 70 grados, utilizados como terraplenes de aproximación a puentes.

Terraplenes sobre suelos blandos o expansivos

La inclusión de capas de geosintéticos de refuerzo en la interface entre el suelo natural y terraplén aumenta la resistencia a la falla por capacidad portante al tiempo que se estabiliza el suelo de apoyo para la construcción de la estructura.